Descubre por qué necesitas implementar el neuromarketing pero ¡YA!

Para poder comenzar dentro del mundo del marketing digital; primero que todo debes saber que significa el neuromarketing como definición o concepto y es una disciplina que llegó al mundo entero de los negocios para tener bien clara una estrategia comercial sobre los pasos que debes realizar para hacer la venta de un producto.

Otros definen el neuromarketing como la ciencia que estudia la forma en como una persona es capaz de reaccionar ante una campaña de ventas y como es que se comporta como consumidor ante ella. Por lo que se debe tener siempre presente la reacción del cerebro antes, durante y después de comprar.

Cómo vender con el neuromarketing ¡Aplícalo en tu empresa!

Ofrece promociones es ideal:  Por naturaleza el ser humano prefiere las ofertas, aquellas que sean buenas quedarán siempre en su mente y se atreverán a probarlas, pues la mente en estos casos es más emocional y menos racional.

Mostar varios números: las múltiples opciones en cuanto a los producto-siempre será un plus- para ofrecerle al cliente. Vende al hombre 3 opciones y a las mujeres más de 10 y estarás ganando. Un dato curioso, es que el número 3 es adorado por el cerebro, no lo han podido explicar de manera exacta, pero da resultado.

Características del producto: Más que vender el producto como algo aislado, vende las características y la utilidad que tiene. Demuestra su productividad y empleo.

Saber elegir las palabras: Saber escoger las palabras es clave, a nadie le gusta un monólogo aburrido, el cerebro tacha automáticamente la charlatanería. Siempre se recomienda escuchar más y hablar menos. Muestra que tu producto es justo lo que están buscando.

Foto: Cortesía Columna Zero

Emociones

En ella debe valorarse las emociones, la atención y la capacidad retentiva, por lo que los estímulos juegan un papel muy importante cuando decidas hacer una compra, en donde a veces puede hacerse por necesidad (de forma racional) o por impulsividad; y es allí donde debe estudiarse la reacción del cerebro en el proceso de compra.

Por lo que las grandes empresas deben ahora hacer una buena estrategia comercial, sin dejar de estudiar las reacciones del público meta al que desea conquistar con la venta de su más reciente creación, y esta pueda influir en sus clientes mediante la comunicación y la psicología.

Un vendedor que aplica el neuromarketing tiene las herramientas garantizadas de que tendrá una excelente metodología para cerrar buenos procesos de negociación, porque no solo explicará las características del producto, sino que le permite conocer a la persona que desea llegar para conquistarlo con la venta específica.

Para eso buscará hacer un breve análisis de su carga emocional a fin de que le brinde la satisfacción de sus necesidades reales, y para eso deberá optimizar la experiencia del cliente en su opción de compra colocando a la vista algún tipo de imagen del producto destacado.

También debe hacerse la estimulación y experimentación con el producto a través de los cinco sentidos del ser humano, con el propósito de tener la ganancia con la adquisición de dicho artículo.

Alcance, retención y procesamiento

Realizar las mejoras mediante el alcance, la retención y el procesamiento de la información de dicha marca o producto mediante las técnicas de asimilación a través de la memoria y la sensibilidad de los recuerdos.

Ahora para el neuromarketing se atiende por una tipología según cual sea el sentido por el que se pretende estimular al cliente y se clasifican en tres grandes grupos: El primero está la parte visual a fin de que este recurso publicitario remueva las emociones, capte la atención y permanezca en la memoria a través del impacto con los ojos.

También está la parte auditiva, a fin de activar al consumidor con emociones concretas mediante el uso de sonidos y melodías, los cuales pueden dejar las tonadas asociadas a la alegría, el romanticismo o la relajación, para generar la asociación en su mente con una marca concreta y la potenciación de sus beneficios a través de un chasquido, morder un alimento crujiente o el sonido del gas al abrir una lata de refresco,

Por último, se encuentra la parte kinestésica, dado a que a través de sus olores, sabores y la parte táctil también hay formar de cautivar al consumidor, los cuales pueden activar las papilas gustativas no solo con degustaciones reales sino con imágenes de alta calidad y sonidos propios de la alimentación.

Mediante el olfato también suele apetecer a los consumidores, cuando hay un gusto particular de algún producto, y a través del tacto se puede hacer más propensos a una compra cuando se utiliza muy bien este recurso basado en una buena experiencia.

Compartir este post

Share on facebook
Share on whatsapp
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on email

Artículos relacionados